Reconocer los síntomas de la fotofobia, sus causas y tratamientos

La fotofobia es una afección en la que los ojos sienten dolor o malestar cuando ven luz brillante. Condición esto es bastante frecuente ocurre, y generalmente las quejas aparecerán cuando vea la luz del sol o luces muy brillantes.

En realidad, la fotofobia no es una enfermedad, sino un síntoma de ciertas enfermedades, como una infección o irritación del ojo. La fotofobia se caracterizará por una sensación de deslumbramiento, más sensible a la luz, y los ojos a veces arden cuando ven la luz. Esta queja puede ir acompañada de dolor en la frente y un reflejo de cerrar los ojos al ver la luz. La fotofobia puede ocurrir en uno o ambos ojos.

Reconociendo las causas de la fotofobia

La fotofobia a menudo ocurre en personas que tienen trastornos del sistema nervioso y de los ojos. Esto se debe a que la aparición de la fotofobia está estrechamente relacionada con las células nerviosas que reciben estímulos de luz en el ojo y el sistema nervioso central como procesador de esa información.

Algunos trastornos oculares que pueden causar fotofobia son:

  • Ojos secos.
  • Uveítis, que es una inflamación de la úvea (capa media del ojo).
  • Iritis, que es una inflamación del iris (revestimiento del arco iris).
  • Queratitis, que es una inflamación de la córnea.
  • Conjuntivitis, que es una inflamación de la conjuntiva (la membrana que recubre el blanco de los ojos y los párpados).
  • Abrasión corneal, que es un rasguño en la superficie de la córnea.
  • Catarata, que es la opacidad del cristalino del ojo.
  • Blefaroespasmo o espasmos en los ojos.

Además de los trastornos oculares, los siguientes trastornos del sistema nervioso también pueden causar fotofobia:

  • Meningitis, que es una inflamación de las meninges (el revestimiento protector del cerebro y la médula espinal).
  • Parálisis supranuclear, que es un trastorno cerebral que interfiere con el equilibrio corporal y el movimiento de los ojos.
  • Tumores en la glándula pituitaria o pituitaria.

Además de ciertas afecciones médicas, la fotofobia también puede ser causada por los efectos secundarios de medicamentos, como pastillas de quinina, furosemida y antibióticos, así como por procedimientos LASIK (queratomileusis in situ asistida por láser).

Cómo tratar la fotofobia

El tratamiento de la fotofobia consiste en tratar la causa y aliviar los síntomas.

Si la fotofobia es causada por una afección médica, como ojos secos, migrañas, conjuntivitis o abrasión corneal, su médico le recetará medicamentos para tratar la enfermedad. Una vez que se trata la causa, la fotofobia también suele desaparecer.

Además, el médico también le dará medicamentos para aliviar las quejas de fotofobia. Durante el tratamiento, debe hacer lo siguiente para acelerar el proceso de recuperación:

  • Use anteojos cuando esté al aire libre.
  • Reduzca o evite en la medida de lo posible la exposición a la luz brillante.
  • No use lentes de contacto porque hará que los ojos se sientan más incómodos
  • Evitar el uso de inventar en el área de los ojos, ya que puede aumentar el riesgo de irritación ocular.
  • Use gotas para los ojos recetadas por su médico con regularidad.

La fotofobia no es una enfermedad, sino un síntoma de una enfermedad. Las causas pueden variar. Por lo tanto, si se siente más sensible a la luz o se deslumbra con facilidad, debe consultar inmediatamente a un médico para que pueda identificar la causa y recibir el tratamiento adecuado.