Armando a las mujeres embarazadas para combatir la infección por Toxoplasma

La infección por toxoplasma o toxoplasmosis a menudo se considera una enfermedad aterradora para las mujeres embarazadas, especialmente aquellas que tienen mascotas o que a menudo interactúan con animales. Esta enfermedad puede causar daños graves al feto en mujeres embarazadas.

A menudo se acusa a los gatos de ser uno de los principales agentes de transmisión del toxoplasma. Aunque la transmisión no es solo de los gatos, sino también de varios otros tipos de animales. Comprender la transmisión del toxoplasma y cómo tratarlo puede ayudar a las mujeres embarazadas a prevenir la transmisión del toxoplasma.

Cosas importantes que debe saber sobre la infección por toxoplasma

La infección por toxoplasma o toxoplasmosis es una infección causada por un parásito. Toxoplasma gondii. Estos diminutos organismos pueden vivir en gatos. La infección por toxoplasmosis es bastante rara. Por lo general, esta infección se puede transmitir a los humanos de varias maneras, que incluyen:

  • Contacto con heces de gato infectadas.
  • Contacto con suelo contaminado con heces de gato.
  • Comer carne cruda o poco cocida, frutas y verduras sin lavar y queso o leche sin pasteurizar.
  • Usar utensilios de cocina utilizados para procesar carne cruda sin lavar.
  • Consumir agua contaminada.

La infección por toxoplasma puede ocurrir cuando las manos contaminadas se tocan los ojos, la boca o la nariz. Aun así, no necesariamente aquellos que tienen gatos y están expuestos a este parásito contraen directamente la infección por toxoplasma. Porque esta infección no se propagará fácilmente en personas con un sistema inmunológico fuerte.

Las mujeres que experimentan una infección por toxoplasma entre 6 y 9 meses antes de quedar embarazadas, por lo general, han desarrollado inmunidad y no corren el riesgo de transmitir esta infección al feto. A diferencia de las mujeres que contraen esta infección durante el embarazo, por el riesgo de transmitir la infección al feto a través de la placenta.

Por lo tanto, todos deben permanecer atentos y siempre tomar precauciones. El riesgo de esta infección es muy peligroso para la salud y el desarrollo del bebé. La infección por toxoplasma puede causar discapacidad visual, dificultades de aprendizaje, trastornos cerebrales en forma de hidrocefalia y pérdida auditiva.

En ciertos casos, esta infección hace que algunos bebés infectados solo sobrevivan unos días después del nacimiento. Las mujeres embarazadas que corren mayor riesgo de contraer la infección por toxoplasma son aquellas que tienen un sistema inmunológico débil y, a menudo, interactúan con animales salvajes.

La transmisión de esta infección se caracteriza generalmente por varios síntomas como fatiga, dolores de cabeza, síntomas generales que acompañan a la gripe y dolores musculares. Sin embargo, es posible que algunas personas no sientan ningún síntoma. Para determinar con certeza la posibilidad de contraer esta infección, se recomienda a las mujeres embarazadas que están en riesgo de infección que se sometan a un análisis de sangre.

Cómo evitar la infección por toxoplasma

Antes de infectarse, hay varias formas que se pueden hacer para reducir este riesgo, que incluyen:

  • Lávese las manos después de las actividades al aire libre.

    Lavarse las manos después de actividades en lugares públicos abiertos, como parques y áreas de juego arenosas, puede ayudar a reducir el riesgo de infección. Trate de no entrar en contacto directo con animales potencialmente infectados, incluidas las mascotas. No olvide que también debe lavarse las manos antes y después de procesar los alimentos.

  • Lavar los alimentos y los utensilios de cocina.

    Lave siempre las frutas y verduras antes de procesarlas y consumirlas. Además del lavado, también se recomienda pelar las frutas y verduras para reducir el riesgo de infección. Además, lavar y cocinar bien todos los alimentos congelados antes de consumirlos puede ayudar a reducir el riesgo de infección. Después de eso, lave todos los utensilios de cocina en la cocina después de usarlos para procesar carne cruda.

  • Evite comer alimentos crudos

    Evite consumir carne y huevos crudos o poco cocidos durante el embarazo. Asegúrese de que la carne esté cocida a la temperatura adecuada. La carne madura tiene un líquido transparente o salsa y la carne no es rosada. Además, debes evitar consumir leche de cabra que no haya pasado por el proceso de pasteurización o consumir productos elaborados a partir de leches similares.

  • Mantenerse limpio todos los días

    Para prevenir la transmisión de infecciones, trate de usar siempre guantes cuando trabaje en el jardín o cuide plantas. Luego lávese las manos con agua tibia y jabón. Mantenga siempre limpio el entorno alrededor del lugar de residencia, para no enfermarse fácilmente.

Tenga cuidado con el riesgo de transmisión de infecciones de los gatos

Los gatos pueden infectarse con el parásito Toxoplasma si comen un animal salvaje infectado o entran en contacto con las heces de otro gato infectado. Una vez infectados, los parásitos pueden multiplicarse en los intestinos del gato y luego producir heces que causan la infección. La diarrea leve y la pérdida del apetito son síntomas comunes en los gatos infectados con toxoplasma.

Si está embarazada y tiene o vive con un gato, hay varias cosas que debe considerar, que incluyen:

  • Limpiar la arena para gatos todos los días

    El primer paso que puede tomar para prevenir infecciones es limpiar la arena para gatos todos los días. Es una buena idea usar guantes al limpiar las heces de los gatos. Después de eso, lávese bien las manos. Si es posible, es mejor pedirle a otra persona que cuide al gato.

  • Dale al gato comida seca en un paquete.

    Los alimentos secos envasados ​​o enlatados son más seguros para los gatos que la carne cruda. La carne cruda infectada puede causar una infección por toxoplasma en los gatos y presentar un riesgo de transmitirla a los humanos. Lo más importante es que no olvide lavarse las manos después.

  • Mantenga a los gatos alejados de la cocina y la comida.

    Trate de mantener a los gatos fuera de las cocinas y comedores familiares para reducir el riesgo de que los gatos toquen su comida. Además, mantenga su calzado y todos los miembros de la familia fuera del alcance del gato para que no se utilice como cama o lugar para orinar.

  • No toques al gato callejero

    Trate de no tocar a los gatos callejeros durante el embarazo. Si su familia tiene un área de juegos con arena afuera, cubra el área para evitar que los gatos callejeros defequen allí.

Para evitar la transmisión de la infección por toxoplasma durante el embarazo, puede controlarse antes de quedar embarazada. Si la infección ocurre durante el embarazo, consulte inmediatamente a un médico para recibir el tratamiento adecuado. No olvide cuidar la salud de sus mascotas y evitar el contacto con animales salvajes.