Reconocer la variedad de dolor óseo debido a la deficiencia de calcio y cómo prevenirlo

El dolor de huesos generalmente es causado por la falta de calcio.. Esta enfermedad puede dificultar la realización de las actividades diarias de los enfermos. Por lo tanto, es necesario realizar una prevención temprana para que los huesos se mantengan sanos y fuertes.

El hueso es un órgano importante del cuerpo humano que funciona como soporte del cuerpo, un lugar para unir los músculos para moverse, formar posturas y proteger otros órganos del cuerpo. Además, los huesos también funcionan para almacenar minerales y producir células sanguíneas.

Tipos de dolor óseo debido a la deficiencia de calcio

La densidad y la salud óseas están fuertemente influenciadas por los niveles de calcio. Por tanto, la falta de ingesta de calcio puede provocar diversos tipos de enfermedades óseas, tanto en adultos como en niños. Los siguientes son algunos tipos de dolor óseo debido a la deficiencia de calcio que debe reconocer y conocer:

Osteoporosis

La osteoporosis es una afección en la que la densidad ósea disminuye, lo que hace que los huesos se vuelvan quebradizos y propensos a fracturas. Aunque generalmente lo experimentan mujeres que han entrado en la menopausia, este tipo de dolor óseo también puede ocurrir en hombres de 65 años o más.

Hay varias cosas que pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle osteoporosis, a saber:

  • Fumar
  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas.
  • Rara vez hace ejercicio
  • Falta de calcio en la dieta.

Los síntomas de la osteoporosis pueden comenzar con un debilitamiento de la fuerza muscular. Sin embargo, la mayoría de las personas con osteoporosis no sienten ningún síntoma al principio. Los síntomas generalmente aparecen solo cuando la densidad ósea ha disminuido mucho. Estos síntomas pueden incluir dolor lumbar, huesos quebrados con facilidad y una postura más encorvada.

Raquitismo

El raquitismo es un trastorno del crecimiento óseo que generalmente ocurre en los niños debido a la deficiencia de vitamina D, calcio y fosfato. Los niños con raquitismo tienen huesos quebradizos. Los síntomas experimentados pueden incluir dolor de huesos, dolor muscular y debilidad muscular.

En casos graves, el raquitismo puede frenar el crecimiento de un niño y causar deformidades de huesos y dientes. En algunos casos, el raquitismo incluso puede provocar convulsiones.

El raquitismo se encuentra con mayor frecuencia en niños de 6 meses a 3 años. Este tipo de dolor de huesos tiene más riesgo para los niños que:

  • Su madre tuvo deficiencia de vitamina D durante el embarazo.
  • Nacido prematuramente
  • Vive en un área que carece de luz solar.
  • ingesta de calcio y fosfato o vitamina D

Osteomalacia

La osteomalacia también se conoce como raquitismo en adultos. Esta condición es más común en las mujeres, especialmente durante el embarazo. Generalmente, la deficiencia de calcio en la osteomalacia es causada por la falta de ingesta de vitamina D necesaria para la absorción de calcio en el intestino.

Además, la osteomalacia también puede ocurrir debido a trastornos digestivos que causan una absorción de calcio alterada, el consumo de ciertos medicamentos y afecciones acidóticas.

El síntoma más común es una fractura. Además, también puede producirse debilidad muscular. Esto puede dificultar que las personas con osteomalacia se pongan de pie y caminen.

Cómo prevenir el dolor de huesos debido a la deficiencia de calcio

Los siguientes son consejos que puede aplicar para mantener siempre la salud ósea y anticipar la aparición de dolor óseo:

1. Ingesta adecuada de calcio y vitamina D

El cuerpo no puede producir calcio. Por lo tanto, el calcio debe obtenerse de los alimentos. Sin embargo, el cuerpo también necesita vitamina D para absorber el calcio de los alimentos en los intestinos.

La vitamina D puede ser formada naturalmente por el cuerpo con la ayuda de la luz solar. Para que la cantidad sea suficiente, la vitamina D también debe obtenerse de los alimentos. Para satisfacer la ingesta de vitamina D y calcio, puede comer salmón, sardinas, atún, espinacas, repollo, soja, yemas de huevo, leche y queso.

2. Toma suplementos de calcio

El envejecimiento y ciertas afecciones médicas pueden inhibir la absorción de calcio en los intestinos y acelerar la pérdida de calcio y otros minerales de los huesos. Por lo tanto, a veces la ingesta de alimentos por sí sola no es suficiente.

Para ayudar a alcanzar la suficiencia de calcio, puede tomar suplementos de calcio. Elija un suplemento de calcio que también contenga una combinación de vitaminas C y D3. Esta vitamina adicional ayudará a absorber el calcio de los alimentos y evitará la pérdida de calcio de los huesos. Si es posible, puede elegir suplementos de calcio orgánicos o de fuentes naturales, como verduras de hoja verde.

Los suplementos de calcio pueden tomar varias formas, algunos están en forma de tabletas para beber, algunos deben disolverse en agua primero (efervescente). Puedes elegir la preparación que mejor se adapte a tu condición.

Tableta efervescente tiende a aumentar la acidez del estómago por lo que puede causar molestias como acidez, flatulencia, náuseas e irritación intestinal. Si tiene problemas gástricos, no se recomienda esta preparación. Además, preparación efervescente También contiene refrescos que pueden inhibir la absorción de calcio.

Es una buena idea consultar primero a su médico sobre el tipo de suplemento de calcio que se adapta a sus necesidades, junto con la dosis.

3. Consumo de diversos tipos de hortalizas

Comer varios tipos de verduras es una forma de evitar el dolor de huesos. Las verduras son ricas en vitamina C, que desempeña un papel en la producción de células formadoras de huesos. Además, la vitamina C también funciona como un antioxidante que puede proteger las células óseas del daño de los radicales libres.

4. Haga ejercicio con regularidad

El ejercicio es muy recomendable para todos, desde niños hasta ancianos, hombres y mujeres. Los deportes que se recomiendan para mantener la salud ósea incluyen caminar, escalar y trotar. Además, levantar pesas también puede fortalecer los huesos.

Además de fortalecer los músculos, también se ha demostrado que estos deportes estimulan la formación ósea, maximizan el almacenamiento de minerales y previenen el agotamiento de minerales en los huesos, previniendo así el dolor de huesos.

5. Cuida tu peso

Las personas que tienen bajo peso tienen más riesgo de sufrir osteopenia y osteoporosis, mientras que las personas obesas tienden a tener una calidad ósea deficiente y tienen más riesgo de fracturas. Por lo tanto, es importante que mantenga un peso corporal ideal para que sus huesos se mantengan sanos.

El dolor de huesos debido a la deficiencia de calcio puede causar varios problemas de salud y reducir la capacidad de movimiento del paciente. Por lo tanto, cuide la salud ósea desde una edad temprana, no espere a que se presente el dolor de huesos.

Una forma es consumir cantidades adecuadas de calcio. Además, también aplique un estilo de vida saludable. Si cree que la ingesta de calcio de los alimentos por sí sola no es suficiente, puede tomar suplementos de calcio según las recomendaciones de su médico.

Si a menudo experimenta dolores, dificultad para moverse, dolor en la columna o los huesos se sienten muy dolorosos solo por un impacto leve, consulte inmediatamente a un médico para un examen y obtenga tratamiento.


$config[zx-auto] not found$config[zx-overlay] not found