Onfalocele: síntomas, causas y tratamiento

El onfalocele u onfalocele es un trastorno del nacimiento caracterizado por la protrusión de órganos. que existe en el cavidad el estómago del bebé, como el estómago, los intestinos y el hígado, a través del ombligo. El onfalocele puede terdetección desde el embarazo o solo visto cuando nace el bebé.

El onfalocele es un defecto congénito poco común. Los resultados mostraron que el onfalocele ocurre en 1 de cada 5,000 a 10,000 nacimientos. El onfalocele a menudo se confunde con gastrosquisis. De hecho, los dos son trastornos diferentes.

La diferencia está en el onfalocele, el órgano que sale está cubierto por una membrana; mientras que en la gastrosquisis, los órganos que salen no están cubiertos por una membrana.

Signos y síntomas de onfalocele

El onfalocele es fácil de reconocer porque los síntomas son bastante claros, es decir, la descarga de órganos en el abdomen a través del orificio del ombligo. El órgano que sale del ombligo está cubierto por una membrana protectora.

En el onfalocele leve, el orificio que se forma no es demasiado grande, por lo que solo sale un órgano o solo una parte del intestino. Sin embargo, en casos graves en los que el orificio formado es lo suficientemente grande, también pueden salir los intestinos, el hígado, la vejiga, el estómago y los testículos.

Cuando ir al doctor

Si está embarazada, consulte su embarazo con regularidad con el obstetra. Además de mantener un embarazo saludable, la atención prenatal puede detectar si el feto tiene un onfalocele.

Si se sabe que el feto tiene onfalocele, el médico recomendará que se realicen controles de embarazo con más frecuencia. El objetivo es controlar el desarrollo del feto y planificar un método de parto que sea adecuado para la condición de la madre y el feto embarazadas.

Causas del onfalocele

El onfalocele se produce debido a anomalías en el desarrollo fetal. Durante el desarrollo fetal, precisamente a las 6-10 semanas de gestación, los intestinos y órganos internos, como el hígado, la vejiga, el estómago, los ovarios o los testículos, sobresalen hacia el ombligo.

El órgano que sobresale volverá a entrar en la cavidad abdominal cuando la edad gestacional entre en la undécima semana. Sin embargo, en los bebés con onfalocele, los intestinos y estos órganos no vuelven a entrar en la cavidad abdominal.

No se sabe exactamente qué causa el onfalocele. Sin embargo, se sospecha que esta afección está relacionada con cambios (mutaciones) o anomalías en genes o cromosomas.

Factores de riesgo de onfalocele

Aunque se desconoce la causa exacta del onfalocele, hay una serie de factores que se sabe que aumentan el riesgo de desarrollar esta afección, a saber:

  • El hábito de consumir cantidades excesivas de alcohol durante el embarazo.
  • El hábito de fumar más de 1 paquete al día durante el embarazo.
  • Usar antidepresivos ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) durante el embarazo.
  • Ser obeso durante el embarazo.

Los bebés con onfalocele también suelen tener trastornos genéticos, como síndrome de Turner, síndrome de Patau (trisomía 13), síndrome de Edward (trisomía 18), síndrome de Down (trisomía 21), síndrome de Beckwith-Wiedemann y anomalías congénitas de la columna, el corazón y huesos, órganos digestivos.

Diagnóstico de onfalocele

El onfalocele se puede detectar mediante una ecografía del embarazo, especialmente en el segundo y tercer trimestre del embarazo. Si se detecta un onfalocele, el médico realizará una serie de exámenes en el feto, como: eco fetal, a saber, ultrasonido para ver la función y la imagen del corazón en el feto, ultrasonido para ver los riñones y pruebas genéticas.

En los recién nacidos, el onfalocele se verá mediante un examen físico. Si el bebé nace con un onfalocele, el médico también realizará exámenes de apoyo, como radiografías, para ver si hay anomalías en otros órganos.

Tratamiento de onfalocele

El onfalocele se trata con cirugía. El momento de esta operación depende del estado del bebé y de la gravedad del onfalocele.

En el onfalocele leve, la cirugía se realizará poco después de que nazca el bebé. Esta operación tiene como objetivo volver a insertar el órgano en la cavidad abdominal.

Si el onfalocele es severo, el órgano se insertará gradualmente en el abdomen. Esto se debe a que la cavidad abdominal del bebé aún está en su infancia.

Mientras espera que se desarrolle la cavidad abdominal del bebé, el médico realizará los siguientes tratamientos:

  • Colocar al bebé en la incubadora para mantenerlo caliente.
  • Instale un respirador o ventilador.
  • Administre líquidos y alimentos por vía intravenosa.
  • Inserte una sonda nasogástrica para succionar líquido y aire de la cavidad abdominal.
  • Aplicar una crema antibiótica a la membrana que recubre los órganos fuera del estómago para prevenir una infección bacteriana.
  • Cubre los órganos que salen con una barrera protectora especial para evitar la deshidratación.

Una vez desarrollada la cavidad abdominal del bebé, se volverá a realizar la cirugía para insertar el órgano que salió, luego se cerrará y coserá el orificio por donde salió el órgano.

Complicaciones del onfalocele

El onfalocele puede causar una serie de complicaciones, tanto antes como después del nacimiento del bebé. Estas complicaciones incluyen:

  • Retraso en el desarrollo.
  • Dificultad para comer y respirar.
  • Infección por rotura de las membranas protectoras del órgano.
  • Muerte de tejido en órganos que salen del ombligo por falta de riego sanguíneo.

Prevención del onfalocele

Para reducir el riesgo de onfalocele, se recomienda a las mujeres embarazadas que consulten periódicamente con su obstetra, adopten un estilo de vida saludable y no tomen ningún medicamento sin consultar primero con un médico.

Algunos pasos que se pueden tomar para implementar un estilo de vida saludable para la prevención del onfalocele son:

  • Consuma una dieta nutritiva y equilibrada.
  • Tome vitaminas o suplementos recetados por su médico, incluido el ácido fólico.
  • No fume y consuma bebidas alcohólicas.
  • Mantenga el peso corporal ideal.