Este es el peligro del exceso de vitaminas o hipervitaminosis

Vitamina es indispensable cuerpo. Sin embargo, consumir demasiado también puede provocar una sobrecarga de vitaminas o hipervitaminosis. Los peligros del exceso de vitaminas para la salud varían según el tipo de vitamina.

Las vitaminas son sustancias que el cuerpo necesita para apoyar la función celular y mantener la salud. Algunos ejemplos son los beneficios de la vitamina A para la salud ocular, los beneficios de la vitamina C para la resistencia, los beneficios de la vitamina D para la salud ósea y los beneficios de la vitamina E para la salud de la piel. Además de obtenerse a partir de ingredientes alimentarios naturales, la ingesta de vitaminas también puede realizarse en forma de suplementos.

Peligros del exceso de vitaminas y sus síntomas

Las vitaminas se pueden dividir en vitaminas solubles en agua y solubles en grasa. Ejemplos de vitaminas solubles en agua son B y C, mientras que ejemplos de vitaminas solubles en grasa son A, D, E y K.

Cada vitamina puede causar problemas de salud si se consume en exceso. Sin embargo, las vitaminas liposolubles tienen un mayor riesgo porque pueden acumularse en el cuerpo.

1. Vitamina A

La vitamina A tiene muchos beneficios y uno de ellos es mantener la piel y los ojos sanos. Sin embargo, el consumo excesivo de vitamina A puede aumentar el riesgo de pérdida ósea (osteoporosis). Además, la investigación muestra que consumir más de 1,5 miligramos de vitamina A por día puede aumentar el riesgo de fracturas.

Si ha consumido alimentos que contienen mucha vitamina A, como aceite de pescado, leche, huevos e hígado, entonces debe reducir o dejar de tomar suplementos de vitamina A para evitar la hipervitaminosis.

2. Vitamina B

Las vitaminas B se dividen en B1, B2, B3, B5, B6, B9 y B12. La función de esta vitamina también varía, desde mantener un sistema nervioso sano hasta ayudar a la formación de glóbulos rojos. Las fuentes naturales de vitamina B son verduras, frutas, nueces, huevos e hígado. Si esta vitamina se consume en exceso, puede causar náuseas, trastornos hepáticos, enrojecimiento de la piel y dolor.

3. Vitamina C

La vitamina C se encuentra en las naranjas, el brócoli y las patatas. Su función principal es mantener el sistema inmunológico y ayudar al proceso de cicatrización de heridas. Sin embargo, el exceso de vitamina C puede provocar náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal.

4. Vitamina D

La vitamina D es producida naturalmente por la piel con la ayuda de la luz solar. Sin embargo, también podemos obtener esta vitamina de los alimentos, como el aceite de pescado, las carnes rojas, el hígado y los huevos.

La función principal de la vitamina D es aumentar la absorción de calcio para mantener huesos, dientes y músculos sanos. Sin embargo, el consumo excesivo puede provocar una acumulación de calcio en la sangre, las arterias y los tejidos blandos. Además, algunas personas han informado haber experimentado cálculos renales debido al exceso de vitamina D.

5. Vitamina E

Además de encontrarse en alimentos, como aceites vegetales, frutas, carne de pollo, cereales y huevos, la vitamina E también está disponible en forma de suplemento.

La vitamina E es útil para mantener la piel y los tejidos corporales sanos. Sin embargo, los efectos secundarios que pueden presentarse si tomamos esta vitamina en exceso son la aparición de hematomas, erupciones cutáneas, dolores de cabeza y sensación de cansancio. Además, la investigación muestra que el exceso de esta vitamina puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular.

Si los alimentos que consume todos los días varían, desde frutas, verduras, carne, huevos y pescado, entonces sus necesidades diarias de vitaminas están realmente satisfechas. Especialmente si aplica una dieta nutritiva equilibrada.

Pero si aún desea tomar suplementos, asegúrese de que la dosis no exceda la dosis recomendada para no experimentar exceso de vitaminas o hipervitaminosis. Y recuerde, si padece ciertas enfermedades, primero debe consultar con su médico antes de tomar suplementos vitamínicos.

Escrito por:

Dr. Irene Cindy Sunur