Adenoides agrandadas: síntomas, causas y tratamiento

El agrandamiento de la adenoide es una afección en la que hay hinchazón o agrandamiento de la adenoide, el órgano ubicado en la parte posterior de los conductos nasales. Las adenoides son responsables de evitar que los organismos nocivos ingresen al cuerpo, así como de producir anticuerpos que funcionan para combatir las infecciones.

En niños de 0 a 5 años, una adenoidea agrandada es una condición normal. Las adenoides que se han agrandado se encogerán por sí solas cuando el niño comience a cumplir 5 años. El agrandamiento de las adenoides se vuelve anormal si estas glándulas no se encogen.

Aunque el agrandamiento de las adenoides es más común en los niños, es posible que los adultos también puedan experimentar esta afección. Consulte a un médico de inmediato si experimenta síntomas de agrandamiento de las adenoides, como dolor de oído o dolor de garganta.

Causas de las adenoides agrandadas

La causa más común de agrandamiento de las adenoides es la infección. Sin embargo, en ciertos casos, las adenoides agrandadas también pueden ser causadas por una reacción alérgica.

Síntomas de adenoides agrandados

Los síntomas de una adenoide agrandada pueden variar, según la causa. Sin embargo, los síntomas que suelen aparecer son:

  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello.
  • Duelen los oídos
  • Dolor de garganta.

Además de los tres síntomas anteriores, las adenoides agrandadas también pueden causar congestión nasal. Cuando la nariz está bloqueada, el paciente experimentará dificultad para respirar, lo que resultará en síntomas como:

  • Bindeng
  • Dificil de dormir
  • Ronquidos
  • Labios agrietados y boca seca
  • Apnea del sueño.

Diagnóstico de agrandamiento de las adenoides

El proceso de diagnóstico comienza con un seguimiento completo de los síntomas y el historial médico del paciente. Después de eso, el médico continuará con un examen físico.

Además de un examen físico, un otorrinolaringólogo puede realizar un examen utilizando un endoscopio (nasoendoscopio) en forma de un pequeño tubo con una cámara en el extremo. Esta herramienta se insertará en la cavidad nasal para ver el estado de las adenoides. El médico también puede realizar análisis de sangre y radiografías. Los análisis de sangre tienen como objetivo detectar organismos que causan infecciones, mientras que los rayos X sirven para producir imágenes de los órganos que se observan.

Tratamiento de agrandamiento de adenoides

El tratamiento se lleva a cabo de acuerdo con la causa y la gravedad de la afección. Si el agrandamiento no es causado por una infección, el médico generalmente recomendará que se deje la adenoide agrandada hasta que se encoja por sí sola. Sin embargo, si la adenoide no se encoge, el médico la tratará con medicamentos o cirugía.

El tipo de medicamento administrado puede ser antibióticos (penicilina o amoxicilina) y corticosteroides en aerosol nasal (fluticasona). Se administran antibióticos si la causa del agrandamiento de las adenoides es una infección bacteriana, mientras que se administran corticosteroides en aerosol nasal si la causa es una alergia.

Si el tratamiento con medicamentos no es eficaz o surgen complicaciones, el médico recomendará la extirpación quirúrgica de las adenoides, también conocida como adenoidectomía. Esta cirugía de extirpación de adenoides tiene el potencial de causar efectos secundarios en forma de:

  • Congestión nasal
  • Sangrado leve
  • Duelen los oídos
  • Dolor de garganta.

Sin embargo, esta operación es relativamente simple y el riesgo de efectos secundarios es muy pequeño. Sería mejor si el paciente lo comenta directamente con el médico sobre los beneficios y riesgos de la cirugía.

Complicaciones de las adenoides agrandadas

Si no se trata adecuadamente, las adenoides agrandadas pueden causar complicaciones, como:

  • Infecciones crónicas del oído, que incluso pueden provocar pérdida de audición.
  • Sinusitis
  • Pérdida de peso
  • Apnea del sueño.

Las complicaciones también pueden deberse a la cirugía. Acuda inmediatamente al médico si después de la cirugía experimenta síntomas como:

  • Hay sangre en la saliva
  • Sangrado de la boca o la nariz
  • Dificultad para respirar que causa sibilancias (sibilancias).