5 enfermedades reproductivas de las mujeres que corren el riesgo de un embarazo complicado

Varios tipos de enfermedades pueden atacar el sistema reproductivo femenino. Algunas de estas enfermedades incluso corren el riesgo de complicar el embarazo más adelante en la vida. Por esta razón, es importante que las mujeres estén al tanto de las enfermedades que pueden interferir con los planes para tener hijos.

Algunos tipos de enfermedades reproductivas femeninas que pueden complicar el embarazo son la endometriosis, los fibromas y el síndrome de ovario poliquístico. Además, también se sabe que las infecciones de transmisión sexual (ITS) y la inflamación pélvica desencadenan problemas de fertilidad.

Enfermedades que pueden interferir con el sistema reproductivo femenino.

A continuación se ofrece una explicación de varias enfermedades reproductivas femeninas que presentan un riesgo de complicar el embarazo.

1. Endometriosis

La endometriosis ocurre cuando el tejido que debería revestir la pared uterina en realidad crece fuera del útero, como los ovarios, las trompas de Falopio, la vagina e incluso puede llegar a otros órganos del cuerpo. Si no se trata de inmediato, con el tiempo provocará inflamación, quistes, formación de tejido cicatricial e infertilidad (infertilidad).

Hasta ahora, no existe un tratamiento específico para la endometriosis. El tratamiento de la endometriosis generalmente tiene como objetivo aliviar los síntomas experimentados, ralentizar el crecimiento de tejido anormal y aumentar la fertilidad. Si estos métodos de tratamiento no son efectivos, su médico puede recomendarle una cirugía.

2. Miom

El mioma es un crecimiento no canceroso de tejido en el útero. El crecimiento de este tejido generalmente no afecta el proceso del embarazo. Sin embargo, hay algunos casos de fibromas en los que la ubicación de su crecimiento puede causar infertilidad o aborto espontáneo.

Si se sabe que el crecimiento del fibroma corre el riesgo de complicar el embarazo más adelante en la vida, el médico puede recomendar una cirugía para extirparlo.

3. Síndrome de ovario poliquístico

Síndrome de ovario poliquístico (SOP) o el síndrome de ovario poliquístico es una forma de trastorno hormonal en las mujeres que puede complicar el embarazo. Este síndrome se puede reconocer por ciclos menstruales irregulares, aparición de acné y crecimiento excesivo de vello.

Hasta la fecha, no se han encontrado métodos de tratamiento eficaces para tratar el síndrome de ovario poliquístico. El tratamiento existente está más dirigido a controlar los síntomas que surgen debido al síndrome. Para aumentar las posibilidades de embarazo, las personas que padecen SOP deben someterse a un tratamiento regular, bajo la supervisión de un ginecólogo.

4. Inflamación pélvica

Enfermedad pélvica inflamatoria o enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) ocurre cuando el tracto reproductivo superior, como el útero, el cuello uterino, los ovarios y las trompas de Falopio, se inflama debido a una infección bacteriana de la vagina. Si no se trata con prontitud, la enfermedad inflamatoria pélvica puede causar complicaciones graves que complican el embarazo, como la aparición de tejido cicatricial en el sistema reproductivo.

Esta infección bacteriana se puede tratar con antibióticos. Se aconseja a los pacientes que completen el período de tratamiento por completo para reducir el riesgo de otras complicaciones más graves.

5. Infecciones de transmisión sexual

La clamidia y la gonorrea son infecciones de transmisión sexual que a menudo se asocian con la infertilidad, especialmente en las mujeres. La razón es que las mujeres a menudo no experimentan los síntomas típicos cuando padecen esta infección, por lo que es demasiado tarde para recibir tratamiento.

Sin el tratamiento adecuado, la clamidia y la gonorrea pueden propagarse de la vagina al útero. En condiciones más graves, esta infección puede progresar a una inflamación pélvica y complicar el embarazo.

Para detectar la enfermedad y determinar si una mujer todavía puede tener hijos o no, se necesita un examen médico, uno de los cuales es una prueba de fertilidad.

Las enfermedades de los órganos reproductores femeninos no pueden subestimarse y deben tratarse de inmediato. Si tiene síntomas de la enfermedad, debe consultar a un médico para obtener el tratamiento necesario, especialmente para mantener la función reproductiva y poder quedar embarazada en el futuro.