Dar limones a los bebés, ¿está bien?

El limón es conocido como una fruta que tiene muchos beneficios para la salud. Sin embargo, ¿esta fruta de sabor amargo es segura para dársela a los bebés? Si es así, ¿cuándo y cómo se recomienda el limón para los bebés?

Los limones son una buena fuente de vitamina C. Esta fruta también contiene vitamina B6, potasio y varios compuestos bioactivos. Se sabe que el contenido de limón tiene muchos beneficios para la salud. Aun así, esta fruta tiene un sabor muy amargo.

Seguridad del consumo de limón en los bebés

Los múltiples beneficios del limón pueden hacer que te interese dárselo a tu pequeño, pero también te pueden preocupar los efectos secundarios de la acidez de esta fruta. En realidad, dar limones a los bebés es seguro. Los limones se pueden dar a los bebés desde el comienzo del período de sólidos o a la edad de 6 meses.

Un limón puede satisfacer las necesidades diarias de vitamina C de un bebé hasta en un 90%. Se sabe que la vitamina C es buena para el desarrollo del sistema nervioso, aumenta la inmunidad corporal, previene la anemia, nutre el corazón, aumenta la energía y ayuda a la formación de huesos y dientes del pequeño.

Además, los compuestos bioactivos de los limones también pueden ser antioxidantes que pueden proteger las células del cuerpo de su pequeño del daño causado por el exceso de radicales libres, por ejemplo, de la contaminación del aire o del humo del cigarrillo.

Agregar limón a los sólidos también es una excelente manera de agregar sabor, considerando que no se recomienda agregar sal a los sólidos hasta que el bebé tenga 12 meses.

Además, si le da a su hijo alimentos sólidos hechos de carne, las gotas de limón pueden ablandar la carne para que sea más fácil de masticar.

Cosas a considerar antes de dar limones a los bebés

El limón proporciona beneficios para el crecimiento y desarrollo del pequeño. Sin embargo, no es recomendable que le sirvas limón en forma de rodajas o jugo para tu pequeño, eso sí.

Darle una rodaja de limón a tu pequeño puede provocarle irritación en la piel. Su pequeño también es propenso al reflujo y a la dermatitis del pañal. Además, es posible que incluso los adultos no puedan soportar el sabor amargo si chupan un limón directamente, y mucho menos los bebés, ¿verdad, Bun?

Además, los expertos tampoco recomiendan que los bebés beban jugo de frutas antes del año de edad. Incluso a la edad de 1-3 años, el consumo de jugo debe ser limitado. La razón es que los niños de esta edad también necesitan una variedad de ingestas nutricionales de otros alimentos.

Para que su pequeño obtenga los beneficios del limón, la Madre debe servir esta fruta de la manera correcta. La madre puede mezclar unas gotas de limón en el menú de MPASI o también puede hacerlo un adobo para carne de res o pollo.

El limón no es un ingrediente alimentario que pueda provocar alergias. Sin embargo, hay un estudio que afirma que los niños alérgicos al polen y al pasto corren el riesgo de sufrir alergias también a las frutas del grupo de los cítricos, incluidos los limones.

Para garantizar la seguridad de consumir limón en su pequeño, primero debe consultar a un médico. Además, también aplique el método de servir limones que son seguros para los bebés como se describió anteriormente, eso sí, Bun. ¡Buena suerte!