Su cocina ofrece medicamentos naturales para la tos

La tos es una enfermedad leve, pero puede ser muy molesta. Afortunadamente, los remedios naturales para la tos no tienen que ir muy lejos, porque algunos de ellos pueden estar disponibles en su cocina.

Uno de los efectos más importantes de un ataque de tos es la reducción del tiempo de descanso. La tos tiene como objetivo despejar el tracto respiratorio que está perturbado debido a la irritación, pero aún así es bastante perturbador. Aunque la tos es realmente normal, si ocurre durante un período prolongado puede ser un síntoma de ciertas afecciones médicas, como alergias, infecciones virales o bacterianas e inflamación del tracto respiratorio.

Medicina natural para la tos en la cocina

En las farmacias se pueden comprar fácilmente varios tipos de medicamentos para la tos. Pero para aquellos de ustedes que prefieren los medicamentos naturales para la tos, pueden probar los siguientes ingredientes:

  • Miel

    ¿Quién no está familiarizado con este producto de abejas? Sí, los beneficios para la salud de la miel se conocen desde hace mucho tiempo. En un estudio, se demostró que la miel reduce la tos al reducir la picazón en la garganta y mejorar el sueño por la noche. La miel puede incluso ser tan eficaz como las pastillas para la tos que contienen dextrometorfano.

    Para obtener los beneficios de la miel como un remedio natural para la tos, mezcle miel con té o agua tibia con jugo de limón. También puedes beberlo directamente con una dosis de dos cucharaditas antes de acostarte. Sin embargo, no debe dar miel a niños menores de un año. Teniendo en cuenta que el sistema inmunológico de los niños a esta edad aún es bajo, se teme que dar miel pueda provocar botulismo.

  • Cebolla Bombay

    Es fácil, simplemente corte una cebolla en cuatro partes en un plato y colóquela en su habitación antes de irse a dormir. El vapor se esparcirá por la habitación y será inhalado por personas que tengan tos. Se afirma que el tratamiento para la tos con cebollas es seguro para bebés, niños y adultos. Esta técnica también es bastante popular en España y Francia, aunque no ha sido respaldada por evidencias científicas claras como remedio natural para la tos.

  • Cebolla pagblanco

    El ajo, que se usa comúnmente en la cocina, puede tener un efecto como remedio natural para la tos. El ajo tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales que se cree que son útiles para ayudar a aliviar los dolores de garganta y la tos. Sin embargo, la eficacia del ajo como un medicamento natural para la tos clínicamente aún no cuenta con pruebas científicas sólidas.

  • Jengibre

    Uno de los remedios naturales para la tos que se cree que es bueno para ayudar a aliviar la respiración y la irritación del tracto respiratorio es el jengibre. El jengibre contiene antioxidantes, antiinflamatorios y antibacterianos. Estos ingredientes pueden ayudar a reducir la irritación y la inflamación en el tracto respiratorio que causa tos.

  • Hojas de menta

    Las hojas de menta se conocen desde hace mucho tiempo como un remedio natural para la tos. El mentol contenido en las hojas de menta actúa para tratar la tos aliviando la garganta y ayudando a diluir la mucosidad.

    Los beneficios de las hojas de menta como medicamento natural para la tos se obtienen bebiendo té de menta o inhalando el vapor del aceite de aromaterapia de menta. El truco, vierte 3 o 4 gotas de aceite de menta en 150 ml de agua caliente. Cúbrase la cabeza con una toalla e inhale profundamente justo encima del lavabo.

  • Solución gramoarameo

    Hacer gárgaras con agua salada puede ayudar a aliviar la picazón en la garganta. El truco, mezcla una cucharadita de sal con un vaso de agua tibia, luego úsalo para enjuagarte la boca. Sin embargo, cabe señalar que los niños menores de 6 años deben utilizar otros remedios naturales para la tos, considerando que no pueden enjuagarse la boca adecuadamente.

Aunque los ingredientes que suelen estar en tu cocina se consideran seguros como remedios naturales para la tos, ten en cuenta que su efectividad puede ser diferente para cada persona. Consulte a un médico de inmediato si la tos no desaparece, se acompaña de fiebre alta, dificultad para respirar, sibilancias o flema o sangre espesa de color amarillo verdoso.