Cómo entrenar la empatía de los niños para que sean más exitosos y felices

Entrene a menudo la empatía de los niñosa menudo olvidado, aunque es importante enseñar esto a los niños desde una edad temprana. Al enseñar a los niños la empatía, se espera que tenga la capacidad de ubicarse a sí mismo, comprender los sentimientos de los demás., y controlar bien las emociones.

El entrenamiento de la empatía de los niños se puede hacer a partir de las pequeñas cosas que suelen hacer. Todo lo que enseñe afectará la capacidad del niño para comportarse, incluso en el desarrollo de un sentido de empatía por los demás.

No solo eso, también puede cultivar la empatía con su hijo a través de ciertas actividades, como pedirle que haga las tareas del hogar.

Tiempoy cómo entrenar la empatía de los niños

En general, los niños nuevos pueden comprender completamente el concepto de empatía cuando tienen entre 8 y 9 años. Pero a la edad de 5 años, los niños pueden expresar sus sentimientos sobre cómo quieren que los traten y cómo deben tratar a los demás.

A la edad de 5 años, se puede comenzar a enseñar a los niños a reconocer y manejar sus emociones para que se forme su empatía. Aquí tienes algunas formas de entrenar la empatía en niños a partir de los 5 años:

  • Enseñe a los niños a reconocer y manejar las emociones.

    Puede practicar esto proporcionando un conjunto de pegatinas con imágenes de expresiones emocionales básicas, incluidas caras tristes, enojadas o felices. Cada día, pídale a su hijo que elija una calcomanía que describa cómo se siente. Si es posible, convéncelo de que comparta las razones de su tristeza, placer o enojo. Al escucharlo contar historias, los niños se dan cuenta de la actitud afectuosa de los demás hacia lo que sienten.

  • Posicionar al niño como otra persona

    Se puede entrenar a los niños para que sientan empatía invitándolos a posicionarse como otras personas. Por ejemplo, cuando un niño le arrebata el juguete a otra persona, pregúntele cómo se siente cuando su amigo le quita el juguete.

  • Da un ejemplo de empatía

    Además, cuando tu pequeño te diga algo, trata de ser un buen oyente. Este también puede ser un buen ejemplo para cultivar la empatía en los niños.

  • Enseñe a los niños la decencia

    A esta edad, puede entrenar la empatía de su hijo enseñándole el valor de la cortesía. Explíquele la importancia de mostrar interés y respeto por los demás. Por ejemplo, cuando un niño quiera algo, enséñele a decir la palabra "por favor". También enséñele el hábito de decir 'gracias' después de que otra persona le haya dado algo.

  • Involucrar a los niños en actividades de caridad.

    Se puede involucrar a los niños en actividades de caridad para entrenar la empatía y el altruismo de los niños. Puede invitar a los niños a que ayuden a empacar ropa para donar o invitar a los niños a elegir sus juguetes para dárselos a otras personas que lo necesiten. Haga comprender a los niños que la ayuda que brindan puede hacer felices a otras personas.

  • Presentar el papel de los demás en su vida.

    Describe el trabajo de las personas que lo rodean, especialmente aquellas que a menudo se consideran sin importancia, como los barrenderos o los recolectores de basura. Explique que si no estuvieran allí, la basura se acumularía en las calles y representaría un riesgo de enfermedad. A partir de aquí aprenderá a apreciar la presencia de otros a menudo subestimados.

  • Dar un cumplido

    Elogie las buenas actitudes y acciones, incluso si él no las hizo. Diga algo como: "Vaya, qué persona tan amable que ayudó a la abuela a cruzar la calle". Esto también se puede hacer mientras ve la televisión o lee un cuento en casa. Puedes señalar a un personaje que está triste y luego preguntarle: "¿Qué debe hacer para no estar triste?" Por eso entiende que las buenas acciones son acciones encomiables.

  • Sea un ejemplo para los niños

    Los padres son modelos a seguir para los niños, por lo que es importante dar un buen ejemplo, incluso en la formación de la empatía de los niños. Cuando se porta mal o se enoja, sea firme. Recuerda que la asertividad es diferente a ser grosero. Además, admite tus errores. Aunque pueda parecer difícil, discúlpese con su hijo inmediatamente cuando cometa un error. De esa manera, su hijo aprenderá a darse cuenta de que cualquiera puede cometer errores, pero lo más importante es tener el valor de disculparse.

Además de algunas de las formas anteriores, hay otras formas, como tener mascotas, dejar que los niños resuelvan sus propios problemas., o educar a los niños en escuelas inclusivas, también se puede hacer para ayudar a fomentar la empatía en los niños.

Preste atención a las acciones de los niños que no son dignos de elogio.

Practicar la empatía de los niños no es fácil. Se recomienda reprender a su hijo si hace algo malo. Si es necesario, dé consecuencias cuando viole ciertas reglas o regulaciones. Las sanciones que se pueden aplicar incluyen no poder jugar con su juguete favorito durante un día. Adapte estas consecuencias a la edad del niño y las acciones que realice.

Las acciones de los niños que deben ser considerados por los padres incluyen:

  • actuar kasar

    Reprima a su hijo si hace cosas que lo lleven a un comportamiento descortés o irrespetuoso, como escupirle a un amigo. También recuérdele que no imite el comportamiento irrespetuoso de otras personas. Evite hacer excepciones para acciones que son completamente inaceptables, como golpear, por cualquier motivo y sin importar la ubicación.

  • Burlarse o burlarse de

    Recuérdele a su pequeño que no salude a sus amigos con llamadas desagradables, especialmente con palabras que tiendan a burlarse de ellos. Explique que incluye acoso o intimidación, que es un rasgo despreciable. Invítelo a imaginar qué pasaría si esta situación le sucediera.

El entrenamiento de la empatía de los niños no se puede hacer instantáneamente, porque lleva tiempo para que los niños lo comprendan y lo apliquen. Sin duda, los padres deben ser un buen ejemplo para que los niños sepan comportarse y comportarse. Si a los padres les resulta difícil, no dude en aprovechar los servicios de consultoría en psicología infantil.